“El tema es que las normas se cumplan”

La profesora de la UBA e investigadora superior del Conicet, Alicia Fernández Cirelli, se refirió a la escasez de agua por contaminación. “La garantía de agua segura es que la gente sea consciente de lo que sucede y actúe en consecuencia”, aseguró.

Doctora en Ciencias Químicas por la UBA e investigadora superior del CONICET, actualmente Alicia Fernández Cirelli es directora de la Unidad Ejecutora UBA-CONICET de Investigaciones en Producción Animal (INPA), directora del Centro de Estudios Transdisciplinarios del Agua (CETA-Instituto UBA) y directora de la Maestría en Gestión del Agua (UBA).

Fernández Cirelli participó de programa “Futuros” de la Universidad Nacional de San Martín, donde se debate sobre las nuevas tecnologías y los desafíos que enfrenta la humanidad, con eje en el agua. Allí refirió al panorama general del agua de consumo humano en Latinomérica: los principales temas que requieren investigación, los desafíos a los que se enfrenta el sector científico-tecnológico para dar respuestas a las cuestiones pendientes y los avances logrados en la construcción de conocimiento transdisciplinario.

Además, ofreció una disertación en el marco del Espacio de Reflexión junto a otros expertos en la temática de la España, Estados Unidos y Brasil.

Otro tipo de escasez

“Trabajo en Buenos Aires donde es difícil concientizar acerca de la escasez de agua, cuando uno mira la inmensidad del río de La Plata. Pero sí podemos hablar de otro tipo de escasez: la escasez por contaminación”, puntualizó Fernández Cirelli durante su disertación en el Espacio de Reflexión.

“Sobre el ciclo hidrológico natural donde el agua se va renovando, los hombres influimos. Por ejemplo, captamos recurso para darle tratamiento y hacerlo agua potable. Luego, a ese mismo recurso, lo devolvemos como afluente, no necesariamente bien tratado, a ese gran cuerpo de agua que puede ser fuente de alguna otra población a unos kilómetros de distancia”, explicó la investigadora.

Al respecto, señaló: “Aguas servidas que vuelven a un río o arroyo podrían reusarse, por ejemplo, en el riego sobre todo para actividades agropecuarias. En este caso, es bueno el ejemplo de que para producir un kilo de carne se necesitan 15 mil litros de agua aproximadamente”.

Legislación

Según la investigadora, a pesar de los progresos hechos en los últimos años en América latina, todavía se pueden observar problemas de calidad del agua en la mayoría de los países en general como consecuencia de deficiencias en la operación y mantenimiento de los servicios. “Podemos resumir las cuestiones a resolver como: equidad, calidad del servicio, sostenibilidad y eficiencia”, afirmó.

Sobre la perspectiva a futuro, Fernández Cirelli analizó: “Las leyes son perfectibles pero existen. No hay aquí un problema de falta de legislación. El tema es que las normas se cumplan. La garantía de agua segura es que la gente sea consciente de lo que sucede y actúe en consecuencia”.

Nota: Juan Repetto